soledades...

anoche tu ausencia inundó la casa...
el silencio, traicionero me gritaba soledades,
la oscuridad sacó fantasmas de debajo de la cama,
y mis intentos de sueños se convirtieron en pesadillas

... y esta mañana me ha escondido las palabras...


2 comentarios:

Verónica C. dijo...

Cuando las ausencias invaden siempre dejan palabras.
A la prueba me remito :)

Mercedes Ridocci dijo...

¡Que va! con tus palabras no ha podido.

Un beso.
Mercedes.