miedos...

es ese sudor frío que te recorre la espalda;
ese extraño e indefinido dolor en el estomago;
un pánico infantil e irracional...

incluso ganas de llorar...


(me voy al dentista...
luego te cuento si sobrevivo a mis miedos)

4 comentarios:

Verónica C. dijo...

Yo puedo con todo ello menos con ese sonidito que supera a unas uñas arañando una pizarra... BRRRR!!!

salvadorpliego dijo...

Siempre se sobrevive!!!!

Un placer leerte. Saludos.

Cecy dijo...

yo jamás dejare de temerlo, y me corre frío por la espalda...

mejor no me cuentes:)

Un abrazo.

Mercedes Ridocci dijo...

¡Desde pequeña me acompaña ese miedo al dentista!, y además pretenden que hables mientras "hurgan" en tu boca.

Un beso.
Mercedes.