loros...

veo y leo
las mentiras que nos cuentan

casi constatemente
tomándonos por tontos,

intentando hacer pasar por verdades
mentiras muy grandes;

veo y leo
verdaderas barbaridades,

dichas con seguridad,
como si mentir fuera gratis,

como si engañar fuese legítimo,
y hasta necesario.

y me digo que no nos merecemos
ser tomados por tontos;

que todos sabemos
distinguir las medidas;

que todos somos capaces de ver
las siete diferencias;

y que, repito,
no nos merecemos ser tomados por tontos.

y entonces alguien
me repite como un loro

las mentiras y barbaridades
que he visto y leído,

y me digo que quizás
sí somos un poco tontos,

pero algunos más que otros.



3 comentarios:

Lectora de Almas Ajenas dijo...

No sé si con tanta mentira nos estamos acostumbrando a que nos mientan y ya no nos afecta o nos estamos haciendo cada vez más tontos haciéndonos los tontos con tanta. Y no sé cuál de las dos opciones es más triste.

Una buena lectura de viernes!

Verónica Calvo dijo...

Tengo claro que nadie es tonto del todo ni tampoco del todo listos, pero las mentiras que nos cuentan son de órdago.
La mente tiene estas cosas: que elije creer en lo que quiere o le interesa.

Besos!!!

LA ZARZAMORA dijo...

Yo creo que sí, que en esto a lo que te refieres, los hay más tontos unos que otros...
Besos, ojitos.