marzos...

día 31:

oigo el tictac de esta cuenta atrás que me está volviendo loca, y que aún asumiendo lo inevitable me hace buscar soluciones que sé que no voy a encontrar aún a riesgo de que la migraña que me hace compañía desde ayer se agudice y me inhabilite durante horas, condenándome a la oscuridad y al silencio que son las únicas soluciones cuando las migrañas deciden no hacer caso de las pastillas que se supone que deberían debilitarlas, pero que hay días en los que no les hacen nada.

oigo el tictac y la mirada se me va vaciando, y la sonrisa se me va cuarteando, y se me van anudando la garganta y el estomago, y la ilusión y las ganas.

y entonces un recuerdo caprichoso, un detalle del domingo, me guiña un ojo, y sonrío sin darme cuenta... y aunque pueda parecer absurdo (casi frívolo) teniendo en cuenta lo que está por venir, vuelvo a respirar con normalidad, y me noto la mirada menos vacía, la sonrisa menos desconchada y siento que se aflojan un poco los nudos que me atan...


2 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Hay nudos tan difíciles de desatar, verdad??
Son los que llevamos dentro.
Pero un día, y sin darnos cuenta, poco a poco van desanudándose solos.
Un besazo, linda.

40añera dijo...

Ese recuerdo hay que patentarlo!

Besos: 7