límites...

pongo límites a los favores
que estoy dispuesta hacer...
pongo límites a mi buena fe
igual que pongo filtros
entre mi corazón y mis labios
para intentar pensar las cosas
antes de pronunciarlas-
para no ofrecer mas
de lo que en realidad estoy dispuesta a dar.
pongo límites a los favores
que estoy dispuesta a hacer
porque aunque con pena,
sé que si no lo hago
me arrepentiré.




1 comentario:

Rafarrojas Rojas dijo...

no pongas límites (que los límites son cosa fea, corsés incómodos, fronteras ideológicas, y los santos y los héroes y los artistas nunca los tienen)
y luego no te arrepientas, que los favores se deben hacer por amor al otro y en su defecto por el amor a uno mismo, porque es un acto propio con el que defines quién eres, porque no hay que arrepentirse nunca (que te quiten lo bailao y lo favorecío)
saludos o tres