miércoles...

sabía que la magia de los miércoles era efímera...
sabía que precisamente porque no podía durar
era de esas magias que hay que disfrutar
sin preguntarle al destino
(la casualidad o la nada existencial)
hasta cuando nos la va a regalar...

pero aún sabiéndolo,
no puedo evitar
añorar la magia de los miércoles,
que prolongó el verano hasta el mes de diciembre...




 
 
... y ahora, claro, odio los miércoles.

3 comentarios:

Gema dijo...

Querida, única fan:
No te desgastes odiando los miércoles, mejor dicho, no te desgastes odiando. No se quien dijo:

“Odiar es un despilfarro del corazón, y el corazón es nuestro mayor tesoro.”

Aunque entiendo que los miercoles de enero... son jorobaos, e incluso los jueves, y no te digo los lunes...

¡Que bien escribes, guapa!

Un beso de buen tiempo

Pilar V dijo...

Que precioso modo de condensar tanto.

Un saludo

LA ZARZAMORA dijo...

Esas magias son efímeras, y como llegan, nos besan la boca, y se van...

Besos.