(...)

en el día mundial contra el hambre me ronda una pregunta que no me sé responder...
porque siempre se ha hablado de las cantidades de comida que se queman para mantener el precio de mercado,
y me pregunto en que coño cambiaría el precio del dichoso mercado si esos alimentos sobrantes fuesen regalados...
porque vale que soy de letras y que los números no se me acaban de dar bien, pero no veo que diferencia habría para el precio (ese que se supone que viene marcado por la oferta y la demanda) si en vez de quemar esa comida, la regalaran en secreto...

y sigo sin saberme responder...

y sin creerme que no existan soluciones...
  

2 comentarios:

Carmen dijo...

Es lamentable, los que pueden hacer algo, los que tienen el poder para poder cambiar ésto se lavan las manos, y los que luchan por que ésto salga a la luz, por que se busquen soluciones y se ayude a esas personas que lo necesitan, se les calla como si fueran locos o asesinos. Mientras los politiquillos de turno seguirán forrandose y durmiendo plácidamente en sus pedazo de casas, mientras el mundo se va hundiendo poco a poco, y la poca humanidad que va quedando se va consumiendo... Lamentable, lo que yo te diga...

Mercedes Ridocci dijo...

Yo tampoco me creo que no existan soluciones. El poder corrupto es el que no quiere emplearlas.

¿Sabes? no hubiera tachado la palabra "coño", ¡a veces se queda una tan a gusto diciendo un taco!, aunque también es verdad que su tachadura hace que llame la atención (lo haces muy bien).

Un beso
Mercedes