respirando...

el caso es que me conozco y me veo venir... y llevo todo el día rozando ese límite imaginario... sabiendo que en cualquier momento iba a perder el paso... y una vez con el paso cambiado las cosas no tendrían remedio...
porque me conozco y me veo venir de lejos... y era cuestión de tiempo que la desesperación desesperanza se me anudase en la garganta y las fuerzas solo me alcanzasen para querer desaparecer...
y ahora solo quiero quedarme quietecita en mi rincón... concentrada en respirar... y dejar de darles vueltas a los motivos, a los malosentendidos, a lo que se dijo, lo que no se dijo, lo que fue y lo que pudo ser...
porque hay días que te pillan sin fuerzas y días que te las arrancan... pero cuando cuando los astros se alinean y el día te pilla sin fuerzas y se empeña en arrancarte las pocas que quedan... entonces solo queda contar las horas que quedan para meterse en la cama y olvidar el mundo esperando que el mundo nos olvide un rato...
porque toda cara tiene una cruz y toda virtud puede ser vista como defecto... a mí no me quedan fuerzas ni para defenderme...
cada cual que piense lo que quiera... que yo me conozco y me veo venir... y sé que hay cosas que mañana no se me habrán olvidado... porque en todo malentendido subjace una base de entendimiento... esta vez no fingiré no haber comprendido el resumen de los hechos...


2 comentarios:

Fallen Love dijo...

Para aclarar los malentendidos hay que hablarlo ¿no?

Mañana es otro día y ojalá que para ti (y para mí) sea mucho mejor :)

emedemaria dijo...

ánimo bonita... sea lo que sea, espero que se solucione pronto :*