motivos

y lo malo de mis motivos, es que son tan míos que se me atraviesan en la garganta y prefiero guardármelos, que para eso son míos.

3 comentarios:

Mercedes Ridocci dijo...

Aunque sean tuyos, ten cuidado, que pueden ahogar.

Besos
Mercedes

Erato dijo...

Estoy con Mercedes, no dejesque te ahoguen llegado el momento pero eso sí, disfruta de la libertad de saber que son tuyos y de nadie más.Besotes

emedemaria dijo...

Yo creo que lo bueno de que sean tuyos es que, en cuanto veas que te hacen daño, puedes abandonarlos.