leo

leo a la matute y entiendo eso que dicen de los cuentos y acabarlos con finales inesperados (la vuelta de tuerca, ya sabes)

el problema es que sólo lo entiendo... luego mecanografío y
o me salen finales que llamo finales solo porque no sigo escribiendo;
o si intento un final inesperado es tan inesperado que no pega...

seguiré practicando... que remedio...


pd. le vendería mi voz a la bruja del mar a cambio del lirismo de colette... alguien sabe donde la podría encontrar?...

2 comentarios:

Mercedes Ridocci dijo...

Ahora me entero que la hija del jefe y las chica de ojos marrones sois la misma. ¡Me encanta que tengas dos bogs con registros tan diferentes! Eres estupenda.

Vamos a ver, esto de los finales inesperados se lleva mucho en el microrelato y puedo decirte que a mi ya llega a aburrirme un poco, pues como muy bien dices a veces es tan inesperado que no pega.

En cuanto a la bruja del mar, no se donde la puedes encontrar, pero seguro que antes o después la encontrarás y tu voz resonará en bellas palabras.

Un abrazo cariñoso
Mercedes

Erato dijo...

¡Cúantas palabras y reflexiones me voy perdiendo desde esos ojos color café.Me gustaría descubrirte, descubrirme, dónde encontrar las palabras para un final adecuado.Pero ya sabes también mis conflictos con los finales.Me alegra volver a leerte en esta etapa rara.Un abrazo y sigue buscando...