palabras

"aquí os hago prisioneras
palabras
como vosotras deletreándome hasta la sangre
me haceis prisionera
vosotras sois los latidos de mi corazón
contais mi tiempo
ese vacío designado con un nombre"


Nelly Sachs
(fragmento de "divídete noche")

curioso el poder para nombrar de las palabras... decimos vacío y creemos entender algo tan grande y tan sinsentido como el vacío...
aquí os hago prisioneras... y quizás de eso se trata, de intentar captar la esencia de las cosas... transformar los sentimientos en palabras para, al ponerlas por escrito, creer que las tenemos, que son nuestras... que con ellas fijaremos los instantes importantes, que no olvidaremos lo bueno y lo malo que nos pasó si lo tenemos por escrito... pero por suerte o por desgracia las palabras no pueden (es imposible) abarcar todos los significados que pretendemos darles... y por eso no solo los demás pueden dotar de diferentes significados a las palabras que usamos, es que nadie nos asegura que con el pasar de los años no seamos nosotros mismos los que no reconozcamos las palabras que apresamos, que hicimos prisioneras, y puede que nuestros significados hayan cambiado y que no logremos recordar los sentimientos exactos que depositamos en cada palabra...
hablar por hablar... solo son divagaciones de sábado por la mañana entre un café y otro... intentando entender porque esta necesidad de hacer prisioneras a las palabras, ordenandolas, del mismo modo que ellas nos tienen prisioneras...

2 comentarios:

Erato dijo...

A veces me pregunto si no existieran las palabras a qué otra cosa concederíamos el poder de contarnos a nosotros mismos, de involucrarnos en ese mar de disfraces que son las letras que nos configuran o nos describen, aunque donde dijimos si hoy tengamos la postestad de decir no y viceversa. A veces lo son todo y otras no son nada porque siempre se quedan escasas para vislumbrar el mundo que llevamos dentro. De momento es un instrumento mágico para asomarnos al otro e intuirlo. Me encantó esta reflexión.Un abrazo

Mercedes Ridocci dijo...

"hablar por hablar... solo son divagaciones de sábado por la mañana entre un café y otro... intentando entender porque esta necesidad de hacer prisioneras a las palabras, ordenandolas, del mismo modo que ellas nos tienen prisioneras..."

Con esto lo dices todo.

Palabras inteligentes, eso sí.