libros...

los nuevos, porque son nuevos,
y estrenarlos (lo admito)
es como estrenar un vestido;
los viejos, porque tienen un algo
de tesoro escondido;
los de tapas duras porque tienen la solemnidad
de los regalos;
los de bolsillo, porque te los puedes llevar contigo
a cualquier sitio;
los cortitos, porque te enganchan
y sabes que no podrás dejar de leerlos hasta saber como terminan;
los gordos, porque parece que prometen
días y días de sueños y aventuras;
los tristes porque me ayudan a llorar mis penas
llorando penas ajenas;
los divertidos porque pocas veces me río,
pero cuando me río con un libro ya no lo olvido;
los de final feliz porque me dejan sonriendo
semanas después de haberlos leído;
los de finales abiertos porque me dejan
jugar a inventar que pasó cuando el autor puso el final
y los personajes siguieron viviendo;
los de intriga porque te atrapan
como pocas cosas te atrapan en esta vida;
los de amor porque me gusta suspirar
no lo puedo evitar;
y los inolvidables, esos maravillosos,
esos que te cuentan cosas de ti,
esos que te hacen abrir los ojos,
esos que vives, ríes, lloras,
sueñas, sufres y disfrutas como cuando eras niña;
esos da igual si son nuevos o viejos,
de tapas duras o de bolsillo,
si son de los largos o de los cortitos,
si son tristes, alegres, románticos o divertidos...
esos son simplemente inolvidables,
como ya te he dicho,
y no sé que sería de nosotros sin esos libros.

 


6 comentarios:

Eva Letzy dijo...

¡¡¡Ayyy!!!, no sé yo tampoco qué sería de nosotros sin libros... Yo es que me los devoro, jajaja.
Un beso grande

40añera dijo...

¡¡¡Yo no sabría vivir!!! pero tu, tu lo dices mejor

Besos: 1

Contando los sesenta dijo...

Leer es una forma de vivir también.
Observo que has olvidado un formato nuevo de libro: el digital. Para mí ha sido un descubrimiento. Desde que tengo un ebook he comprobado que puedo llevar la mitad de la biblioteca nacional encima por si en una de esas cosas que a veces pasan en los libros me pierdo en una isla desierta. Más aún, creo que necesitaría tres o cuatro vidas para leer todo lo que tengo archivado en un disco duro externo. Y te parecerá ridículo pero eso ya me produce cierto placer incluso antes de empezar a leer. Cuando empiezo ya es la gloria.

Verónica Calvo dijo...

Y tanto!!!

Qué bien lo has expresado.

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Así es...
Un precioso post.
Con ellos se abre el universo.

Besos, ojitos.

mónica pía dijo...

acabo de visitar tu blog (vengo desde el de emmagunst) y me gusta lo que encuentro!

sabés que este poema sobre libros... quizás otra casualidad... es que hace unos días yo también escribí algo en relación a ellos y a nosotros...

un beso, y puedes pasar a "chusmear" cuando quieras!