etiquetas

llega la navidad y parece que
o la adoras, o la odias;

como si una tuviera que elegir
entre ser una reencarnación de papá noel

(todo el día con el jo jo jo,
rezumando espíritu navideño por los poros)

o una versión chic
de mister scrooge

(que odia la navidad
y a todos los que osan celebrarla);

como si no hubiese
un sano término medio,

un: "no es que me encante la navidad
pero la celebro... que remedio."



-y es que aunque admito que no me encanta la navidad,
admito que me encanta lo de hacer regalos-
 
que tengo un problema de etiquetado, vamos...
 

5 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Siempre hay término medio...
Yo me conformo con estar con los míos, y un par de abrazos de los que huelen a infancia, y sentirme en casa, aunque sea mentira y por un par de horas.

Besos, ojitos.

Erato dijo...

Parece que nos movemos siempre entre dos polos y que lo de enmedio no cuenta. Me ha gustado tu reflexión. A mi me gusta que te guste regalar. Eso dice mucho.Y por cierto lo que me encantan son las fotografías que eliges! Preciosasss, como ésta! Un beso

Eva Letzy dijo...

Lo mismo: no me gusta la navidad, me gusta regalar.
Todo un tema el de las fiestas. A mí lo que me molesta es esta imposición, la de tener que vivir unas fiestas que te imponen.
Pues nada, ¡a comprar muchos regalos!
Un beso

Verónica Calvo dijo...

Es verdad.
Este tema se ha radicalizado.
Tu a lo tuyo :)

Besos

40añera dijo...

A mi no me gustan nada pero no odio a quien si

Besos: 8