promesas...

coso y descoso mis ganas,
como penélope
sin zapatitos de tacón
ni vestido de domingo
esperando que la noche traiga
todas las promesas
que esconden los viernes entre sus letras...






2 comentarios:

Verónica C. dijo...

Unas esperan esas promesas y otras huimos del ellas :)

Besos

Mercedes Ridocci dijo...

Que los viernes no engañen.
Un abrazo