cuentas...

si de sobra sé que la vida no es justa
 ni me debe nada-
¿qué hago pidiéndole cuentas al destino
por los sueños rotos que se quedaron por el camino?


6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La respuesta es que estamos locos.
No te preocupes.

Besos.

Verónica C. dijo...

El destino se lo labra uno.

Le pides cuentas??? Yo antes me enfadaba con el. Ahora simplemente no deseo casi nada, sueño lo justo y procuro sobrevivir en el limbo lo más tranquila que puedo.

Besos

Carmencita dijo...

Supongo que siempre necesitamos culpar al destino por aquello que no logramos para sentirnos algo más confortados... no te preocupes, todos lo hacemos alguna vez.

Muchos besitos =)

40añera dijo...

Creo que porque aún te queda la inocencia de una niña con esperanzas de futuro
Un besote para la semana cielo

Mercedes Ridocci dijo...

La razón a veces no sabe del corazón.

Un beso.

Mercedes.

LA ZARZAMORA dijo...

Con el destino hay que jugar, ponerle la zancadilla y saltarse sus reglas a la torera...
Nada está dictado, nada.

Besos.