diciembres...

día 21:

a tres días para nochebuena solo me falta comprar un regalo y envolver el resto...

curioso como el miedo a los cambios se ha ido disolviendo con el pasar de los días, y después de varios años, he recuperado una ilusión que creía perdida...

y me sorprenden los nervios que siento en el estomago, unos nervios infantiles que apenas recordaba, que me llevan sin darme cuenta a esas navidades en las que después de descubrir el secreto de los mayores, yo era la encargada de velar con mis silencios por la ilusión de mis hermanas...


3 comentarios:

Mercedes Ridocci dijo...

Así es la entrada al mundo de los adultos, ¿y sabes? se mueren las ilusiones infantiles, ¿pero no crees que nacen otras nuevas? Yo creo que si.

Que el año que viene te depare muchas, muchas letras.

Ahora te mando un beso.

PD-Muchas gracias por tu comentario en el blog, sinceramente me ha emocionado.

Mercedes.

TORO SALVAJE dijo...

Envidia me dan esos nervios.
Ojalá los sintiera otra vez.

Besos.

Alonzo dijo...

Si yo pudiera regresar al pasado...
Recuerdo esas sensaciones: Nervios

Saludos desde m isla