sábados...

bailo con la desesperanza-
entre la dulzura de los recuerdos
y el desasosiego del abismo
que me mira desde la tarde del sábado
que parece que nunca vaya a convertirse en domingo.

2 comentarios:

Carmen dijo...

Uff me encanta, conozco la sensación de bailar con la desesperanza, de volver la vista a los recuerdos con melancolía, de esperar algo que nunca llega... ¡Cuántos sábados que se niegan a ser domingos!

Mercedes Ridocci dijo...

Cada día eres más poética.

Besos.
Mercedes.