lo que tengo de la maga

- yo no me sé expresar -dijo la maga secando la cucharita con un trapo nada limpio-. a lo mejor otras podrían explicarlo mejor pero yo siempre he sido igual, es mucho más fácil hablar de las cosas tristes que de las alegres. (...) lo que pasa es que la felicidad es solamente de uno y en cambio la desgracia parecería de todos.
siempre he creido que tenía mucho de la maga... nunca he llegado a saber si la rayuela me gustó mucho y por eso quise ser la maga o si me reconocí en la maga la primera vez que leí rayuela y por eso me gustó tanto la novela... lo que tengo de la maga, a parte de las dudas violetas y de lo de no usar papel cuadriculado ni apretar el tubo de pasta de dientes desde abajo, es que me pasa algo parecido, que no me sé expresar... que me resulta mucho mas fácil hablar de las cosas tristes que de las alegres... como si de la felicidad fuera mejor no hablar... para no despertar la envidia de los dioses... o porque la felicidad mostrada roza la obscenidad, o simplemente porque como dice la maga: la felicidad es solamente de uno... y por eso los momentos felices se guardan como secretos y solo se habla de ellos en susurros con quien pensamos que los compartimos...

(aunque a veces no seas capaz de ver lo que tengo de maga, y no entiendas que cuando digo que las navidades han sido malas me guarde la noche mágica del día veinticinco, simplemente porque siento que hay cosas que son demasiado preciosas para ser puestas en palabras...)

2 comentarios:

Mercedes Ridocci dijo...

Bien cierto lo que dices, "maga"

"es mucho más fácil hablar de las cosas tristes que de las alegres. (...) lo que pasa es que la felicidad es solamente de uno y en cambio la desgracia parecería de todos."

Añadiría que más que hablar es escribir.

Un abrazo

Erato dijo...

Eres una maga, muy maga.Y quiero seguir disfrutando de tus magias un año más.No pierdas nunca esa capacidad tan escas y poco común.Un abrazo.